Operadora Mayorista

Contáctanos: 5207 5223 / 52 07 67 87
info@xulkinviajes.com.mx
      

 

 


Que hacer en Ixtapa, Zihuatanejo.

 

 


Museo Arqueológico de la Costa Grande

La llamada Costa Grande es una de las siete regiones del Estado de Guerrero y abarca la zona que va de Ixtapa-Zihuatanejo hasta Acapulco. Este  Museo Arqueológico de la Costa Grande está en Zihuatanejo y tiene seis salas en donde se exhiben piezas obtenidas de distintas zonas arqueológicas del área y que muestran la evolución y vida de los pueblos asentados en Guerrero.
 

Ciclopista de Ixtapa

Esta pista de 8 kilómetros está dividida en secciones, la primera va de la Marina Ixtapa y se dirige hasta el Club de Golf Marina Ixtapa. Después, va costa arriba y cruza el Parque Aztlan que es una reserva natural de cocodrilos, iguanas y aves, y llega hasta Playa Linda. Enfrente se encuentra otra ciclopista que abarca 3.8 kilómetros y corre entre Ixtapa, en el Paseo de los Viveros, y Zihuatanejo, termina en el Instituto Tecnológico de la Costa Grande

Playa Linda

Un cocodrilario, caballos, mar tranquilo, paseo en lancha, hoteles, espacios para acampar... ¿qué más se podría pedir? A una milla de Playa Quieta se encuentra la denominada “Playa linda” y su nombre tiene una buena razón; un bello manglar nos guía de la calle a la playa. Si paseas por este lugar te sentirás privilegiado: el oleaje es tranquilo, la arena suave, el agua tibia... El espacio reservado para los cocodrilos disfrutando de su hábitat bien vale la pena la visita.

Tortugas Marinas

Uno de los más notables esfuerzos que se han hecho en pro de la conservación de la vida marina, es la protección de la Tortuga Marina, especie en peligro de extinción. Por esto, varias instituciones gubernamentales y ONGs se han unido al esfuerzo en la zona de Ixtapa-Zihuatanejo.

Cocodrilario

Las orillas de Playa Linda hay un estero con abundante vegetación que sirve de hogar para un grupo de exóticos animales: cocodrilos. El estar en un lugar así, en donde los cocodrilos habitan su espacio natural, brinda una experiencia única a las familias. No hay nada que temer, todos están bien resguardados y ninguno de estos reptiles de hasta seis metros de largo son peligrosos.